Contactate con nosotros

HISTORIAS DORADAS

Un ejemplo de lucha

Un ejemplo de lucha

Desde Arcos Dorados queremos destacar aquellas historias de vida de nuestros empleados que tanto nos enorgullecen y nos enseñan.

En esta primera edición conoceremos la conmovedora historia de David Grinberg, Vicepresidente de Comunicaciones Corporativas y Relaciones con Inversores de Arcos Dorados y un verdadero atleta.

En 2010, me incorporé a Arcos Dorados como Gerente Senior de Marketing Deportivo … tuve la oportunidad de trabajar en diferentes eventos, desde la Copa Mundial de la FIFA en Sudáfrica hasta los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en Brasil”.

Luego de seis años, David asumió el cargo de Director de Comunicaciones para Brasil. Al mismo tiempo que lideraba un importante cambio en el Departamento, David estaba entrenando para el desafiante triatlón de larga distancia, IRONMAN.

Destacado por ser un gran entusiasta en el trabajo y en el entrenamiento, David jamás iba a sospechar que padecía de cáncer. “Me había estado sintiendo mal en los últimos meses, pero pensé: esto debe ser parte del entrenamiento. Tal vez no estoy descansando lo suficiente o mi nutrición no es la adecuada”, recordó David.

Diez días antes de la competencia, David visitó un médico. Aunque este le recomendó abandonar la carrera, para él no era una opción. Fue así como David completó el triatlón en 12 horas. Sin embargo, sabía que algo no andaba bien.

Una mañana como cualquier otra, David se levantó para ir a trabajar, pero un desmayo le impidió continuar con su día. Su esposa Thais, sus dos hijos gemelos, Ronny y Ariella, su madre y un grupo de amigos, lo acompañaron al hospital. Allí se enteró la peor noticia, tenía un linfoma agresivo y debía comenzar un tratamiento intensivo lo antes posible. “Cuando recibí la noticia, la sentí como una sentencia de muerte. Nunca había imaginado lo que esto supondría. Sentí que tenía 40 años y que mi vida se había terminado”, señaló.
Fue en ese momento que David se propuso convertir una situación límite en un motivo por el cual seguir viviendo. “Pensé, esto será como el entrenamiento de IRONMAN… debía tener foco y disciplina para cumplir con todo lo que mi entrenador decía. Ahora debería cumplir con todo lo que los médicos iban a decir. Sabía que no sería fácil, pero ya sabía cómo superar un gran desafío”.

David supo darse cuenta y valorar, a pesar del miedo y el estrés, las situaciones hermosas que sucedían alrededor suyo: “mi madre estuvo todos los días en el hospital conmigo … durante años no había tenido tanto tiempo para hablar con ella”. Además, cuentan que en su habitación del hospital siempre prevaleció su increíble sentido del humor.

El apoyo incondicional que sintió por parte de Arcos Dorados fue una pieza clave: “me dijeron que no me preocupara, que iban a conservar mi posición sin importar el tiempo llevara mi tratamiento”. Pero la Compañía no solo conservó su posición, sino que lo promovieron mientras estaba en el hospital. Woods Staton fue quien lo sorprendió con la gran noticia, quería que David forme parte de su equipo de liderazgo. “Él, junto a Sergio Alonso, me dijeron que cuando estuviera bien y regresara al trabajo, mi tratamiento siempre sería prioridad en mi agenda por sobre cualquier reunión o conferencia”, recordó David.

Tampoco olvida los pequeños gestos de los empleados de Arcos Dorados con los que no había hablado en años, quienes le enviaron mensajes de amor y positivismo, “no creo que alguna vez pueda retribuirle a todas esas personas toda esa buena energía que me enviaron”.

La historia de David nos recuerda lo verdaderamente importante: Arcos Dorados es un éxito gracias a su gente. David le dedicó diez años de su vida a la Compañía y allí estuvo cuando más la necesitó. “No creo que hayan muchas otras compañías que tengan esta postura”, reflexionó David.

David Grinberg ahora está sano, su linfoma ha estado en remisión por más de seis meses y su sentido del humor sigue intacto: “aunque perdí mi cabello durante el tratamiento, volvió a crecer viéndose mejor que nunca”. Ahora se propone disfrutar más de los momentos con su familia y centrarse en lo que realmente importa. ¡Eso no es todo! Al tiempo de recibir el alta volvió a competir en la IRONMAN de junio, esta vez junto a su ex jefe.

Respecto a su nuevo rol, David vive con alegría los desafíos a los cuales se enfrenta: “voy a afianzarme en este nuevo rol con el mismo entusiasmo con el que entreno … manteniendo al mismo tiempo mi vida personal en el mismo nivel de importancia. Estoy muy orgulloso de trabajar para una compañía que me permite hacer eso”.

Seguir leyendo

Más en HISTORIAS DORADAS

Noticias más leídas

Temas

Historial

Arriba
SpainBrazilEnglishFrench
Arcos Dorados Digital

GRATIS
VER